Eligiendo libros de texto

Eligiendo libros de texto

En el mundo del sistema educativo hay un pilar, en apariencia fundamental, que tiene poderes como el de atribuir confianza a algunos profesores, ser útil en ciertos momentos del proceso de aprendizaje o incluso hasta para nivelar una mesa coja, que de todo hay, la verdad: son los libros de texto.

Cambia la ley, cambian los libros.

Cambia la ley cada dos por tres, cambian los libros cada dos por tres.

Y lo que se mueve por ahí es de tal calibre que da miedo pensarlo siquiera. Pero lo pienso y voy más allá… si esto es aquí, qué sucederá en otros tantos ámbitos de la vida…

Llevamos un mes (o quizás un poco más) recibiendo libros de todo tipo y para diversos cursos de muy diferentes editoriales. Y sé que trabajan muchas personas en esto y se ganan la vida y dan de comer a sus familias. No voy a juzgarlas por ello.

Los libros son una herramienta más. Y pueden ser útiles. Y me refiero a los de texto de los coles…porque los libros, en sí, en general, sí que son necesarios. A cada cual el que le interese. Unos prefieren leer a Dan Brown para entretenerse en la playa, otros a Ruiz Zafón o un buen libro de poesía de Pablo Neruda, o reírse con la escuela rara de Pablo Aranda o reflexionar con un buen ensayo de Remedios Zafra.

Lo que quiero decir es que cada uno elige lo que quiere leer (aunque a veces se abandone alguno). Y eso es lo que yo he hecho en mi instituto.

Me he subido a clase con casi todos los libros que he recibido (algunos directamente los he desechado por ver que no cumplían siquiera un mínimo pedagógico o de interés de algún tipo). He subido de muy diversas y conocidas editoriales que no voy a nombrar ahora y que ya conocemos. Se los he dado a los alumnos y les he pedido que les echen un vistazo, que los miren con detenemiento, que vean los ejercicios, cómo explica las cosas, el formato… Y les he pedido su opinión.

Si los libros los van a usar ellos, que menos que hacerles partícipes de tan importante decisión. No lo van a elegir ellos, porque hay también otros criterios que ellos desconocen y que los aportaré yo mismo (cómo trabajan cada editorial, cuál innova más y cuál hace como que innova pero en realidad es lo mismo de siempre con nomenclatura diferente…)

Estaban súper contentos, nunca en mi vida he visto a tantos alumnos hojeando libros de texto con tanto interés. Y pensé:

¿¿¿Esto cómo es que no se me había ocurrido hacerlo antes???

alegría_satisfacción_sorpresa

Se han sentido protagonistas, que su opinión es válida, que tienen mucho que aportar y se les ha dado importancia. Y, lo mejor, casi todos han elegido el mismo libro. Hubo dudas entre dos editoriales diferentes, así que las volvimos a repasar y con otros grupos de alumnos diferentes y… hemos concluido.

Además, es una editorial que ha firmado un acuerdo con Google Apps for Education, la única, por cierto. Aunque luego esto no sirva para casi nada, porque las tecnologías no funcionan como deberían ni hay dinero para invertir en merjoras. Pero sí que presenta las cosas con un tinte innovador dentro de lo que es un libro de texto. Y a mí también me ha gustado.

De todos es sabido que yo uso poco el libro, pero si hay que elegir uno, prefiero que se adapte a las necesidades de todos, principalmente, la de los chicos, porque a mí me puede tocar mañana un montón de millones y no volver a clase, y ahí seguirá el libro de texto que los alumnos decidieron que mejor se adaptaba a ellos mismos.

Durante años, las editoriales hacían lo impensable… sí, llegué a estar en un centro en el que para mi asignatura se eligió la editorial que nos ofrecía a los 7 profesores del departamento un portátil o una tablet para cada uno, a nivel personal… Durante años, las editoriales han hecho, en ocasiones, regalos para incentivar… Se han regalado pizarras digitales, ordenadores… y no es que me parezca mal ni bien (que ese es otro tema), lo que me parece terrible es que se elija por el regalo, no por sus contenidos o la metodología planteada, que es lo que ha sucedido en multitud de ocasiones, aunque haya otras veces que no.

Hay profesores a los que se les regala un pendrive o una bolsa de varios usos molona y se vuelven locos de contentos.

Elegir un libro de texto es mucha responsabilidad, es probable que nos equivoquemos y, seguro, no va a gustar a todo el mundo. Pero qué menos que decirle a los chicos que den su opinión.

Nunca antes se me había ocurrido algo igual, por eso os lo cuento, porque a veces no nos damos cuenta de las cosas más sencillas y simples que están delante nuestra.

Espero haberos sido de ayuda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *