Quién solo busca el aplauso de los demás, pone su felicidad en manos ajenas.

Oliver Goldsmith

No podemos vendernos de esta forma. La felicidad es algo que nos peretenece, a cada uno de nosotros, no está fuera. Y no siempre encontraremos, además, ese aplauso. A veces te sabes en la certeza de algo, aunque nadie te lo aplauda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *