Blog Educando en Participio

La sabiduría y perder el tiempo en tiempos del coronavirus

La sabiduría y perder el tiempo en tiempos del coronavirus

Hoy voy a hablaros del tiempo y de la sabiduría.

Hace una semana os hablé del estrés de las tareas en tiempos del cólera…virus

¿Perder el tiempo? Los que me seguís hace tiempo, ya sabéis que dejé de llamar “perder” el tiempo para reinventarlo como  “invertir” tiempo. Sabéis que, además, es mi forma de trabajar en el instituto, con una población faltita de cariño muchas veces; faltita de familia, otras; faltita de todo, algunas veces; o simplemente necesitada de tiempo, de dedicación, de que alguien les atienda, les entienda e invierta el tiempo en ellos.

Leer más…

Tareas y coronavirus

Las tareas en tiempos del cólera…virus

Hoy me he permitido jugar con el título de la novela de Gabo, aunque adaptándola a la situación real que nos ocupa: las tareas en tiempo del cólera virus.

Y juego así con varios aspectos que voy observando en estos días por las redes o entre familiares o entre mi propio alumnado; y lo digo porque mucha gente está entrando (o a punto) en cólera con el tema de las tareas y con el tema del virus.

Os dejo tres consignas fundamentales:

Leer más…

Recuperar la vida cuando perdiste la infancia

Recuperar la vida cuando perdiste la infancia

Hoy te dejo por aquí un testimonio real. De esos que se te ponen los pelos de punta. De esos en los que ves cómo alguien intenta recuperar la vida cuando perdiste la infancia. Y, además, lo escribió el protagonista en primera persona. Es de esos trabajos que mandas en clase y decides guardar en una carpeta para, al cabo de los años, limpiarle el polvo y sacarlo a la luz, de forma anónima.

Este es el tipo de alumnado con el que más trabajo a diario. Circunstancias diferentes, pero similares.

Es fundamental conocer los orígenes para poder trabajar con estas personas.

Es fundamental tener tiempo para conocer los orígenes.

Es fundamental que respetemos los tiempos, los ritmos, las emociones…Porque a veces pensamos (yo el primero) que los niños no estudian o no colaboran porque no les da la gana, pero no, normalmente, hay razones de peso detrás.

Para muestra, un botón.

Otra historia real que no te dejará indiferente.

Los corchetes y las X mantienen el anonimato de esta persona que me dio permiso hace mucho tiempo para publicar su historia. Salvo las tildes y algunos errores gramaticales, he intentado respetar al máximo el texto que me entregó. De ahí que ni fotos, ni colores…

Leer más…

Sorprendidos por el sexo

Sorprendidos por el sexo

En estos días, en el segundo ciclo de la ESO, estamos analizando determinadas portadas de revistas y anuncios o carteles publicitarios y estamos sorprendidos por el sexo que se entrevé en el mundo publicitario.

Le hemos dado un toque especial: simplemente hemos hecho hincapié en que sean sexistas, traten a la mujer como objeto o tengan un claro reclame sexual para la compra de algo. Tras eso, vendrá un trabajo posterior del que os hablaré en otra ocasión.

De momento, el alumnado está súper sorprendido de las barbaridades que se están encontrando.

Por eso se hace necesario que el acceso a internet de nuestros menores sea acompañado, al menos, hasta que sean lo suficientemente responsables.

Leer más…

Industrializando al alumnado.

Industrializando al alumnado.

Estamos industrializando al alumnado. ¿Quieres saber cómo actúa el sistema educativo en la mayor parte de ocasiones…? Si quieres puedes empezar por leer por qué educamos igual que hace 100 años, uno de mis posts más leídos.

Dicen que una imagen vale más que mil palabras. Entiendo que quizás el mini vídeo (o gif) valga más que mil imágenes. Es más, casi que podría no escribir nada más, sólo este gif da más información de la que imaginamos.

 

Al sistema educativo le importamos más bien poco. Esa es su forma de actuar. Y con esto me refiero a los niños y niñas, por supuesto. Y al colectivo docente, y a las familias…

 

Los políticos responsables de estar industrializando al alumnado son como un mal divorcio, sí como uno de esos divorcios que arrasan con todo a su paso, que parecen una rociadita de napalm en Vietnam. Me refiero a esos divorcios en que los niños acaban siendo armas arrojadizas o monedas de cambio ante la inutilidad de unos progenitores que no han sabido valorar ni respetar lo más valioso. Me levanto el sombrero ante todas esas eprsonas que tanto han sufrido, pero que han sabido salvaguardar la integridad de lo que creían lo más importante: sus hijos e hijas. Un aplauso para todas esas personas.

Anda, sigue leyendo conmigo que te voy a bajar a las profundidades del abismo.

Leer más…

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y elaborar información estadística. Al continuar navegando aceptas su uso.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar