Tareas y coronavirus

Las tareas en tiempos del cólera…virus

Hoy me he permitido jugar con el título de la novela de Gabo, aunque adaptándola a la situación real que nos ocupa: las tareas en tiempo del cólera virus.

Y juego así con varios aspectos que voy observando en estos días por las redes o entre familiares o entre mi propio alumnado; y lo digo porque mucha gente está entrando (o a punto) en cólera con el tema de las tareas y con el tema del virus.

Os dejo tres consignas fundamentales:

1. Queridos compañeros profes:

DEJAD DE ATOSIGAR AL ALUMNADO

 

2. Queridos compañeros profes:

NO DEJÉIS QUE OS ATOSIGUEN VUESTROS SUPERIORES

 

3. Queridos todos:

ESTAMOS QUERIENDO HACER NORMAL UNA SITUACIÓN ANORMAL. O NOS ADAPTAMOS O MORIMOS TODOS (y no por el bicho)

Quizás sea por la necesidad de sentirnos seguros.

Partiendo de esto, paso a reflejar algunos de esos aspectos.

La situación es muy nueva. Para todos. No, los profes no somos el centro del universo escolar, los protagonistas siguen siendo ellos y ellas: el alumnado. Y todos ellos también están viviendo una situación súper nueva.

Que sí, que esto es un esfuerzo para todos, que, como decían por las redes, hemos tenido que pasar de la Edad Media al siglo XXI de un día para otro y, ciertamente, no estamos preparados ni material ni conceptualmente. Porque siempre nos hemos dejado llevar por el día a día y porque la formación que nos han ofrecido normalmente ha sido un mojón, de las de ganar puntos para el sexenio. Y aún así, os estáis dejando la piel para sacar a vuestro alumnado adelante, pero es que muchos os estáis dejando tanto la piel, que se la estáis arrancando a jirones a ellos.

Por un momento pensad en multitud de casos posibles (y habrá tantos como alumnos):

– Niños con los que da gusto pedir sin conciencia, porque tienen todos los medios necesarios y circunstancias favorables como para acometer este cúmulo de tareas.

– Niños sin acceso a internet o con acceso limitado

– Niños sin móvil o tablet.

– Niños sin ordenador.

– Casas con varios niños de igual o diferente edad y un sólo dispositivo al que acceder a las tareas.

– Niños que no entienden la nueva situación ni por qué no pueden quedar con los amigos.

– Niños que tiene que adaptarse a las broncas de sus padres separados que no se ponen de acuerdo en si te tocan o mejor que no salgan.

– Niños que viven en pisos pequeñitos

– Niños que viven en pisos pequeños y que tienen problemas en casa.

– Niños que conviven 24 horas con maltratadores, borrachos, desquiciados…

– Niños que supuran en la piel el miedo de sus padres a estar varios meses sin trabajo o sin cobrar.

– Niños que tienen  wifi en casa de uno de sus progenitores una semana pero a la siguiente semana en otra casa, ya no.

– Niños sometidos a la presión del posible o inminente paro de sus padres.

Y mil casos más. Te invito, como siempre, a que dejes lo que creas oportuno en comentarios.

Los niños van a necesitar espacio para asimilar todo esto, igual que nosotros, no los podemos atiborrar. Si acaso, propón actividades divertidas, lúdicas, con las que aprender igualmente, pero a otro ritmo diferente, QUE ES EL QUE TENEMOS AHORA.

scrabble coronavirus

 

Sé perfectamente que a nosotros nos presionan desde arriba: hay que dejar constancia de que se está trabajando con los niños. Pero de ahí a que algunos indeseables ni siquiera quieran dejar ir a los niños al baño en su propia casa porque no es hora del recreo, me parece una memez.

No paro de leer y/o recibir quejas de familias que dicen que ya no pueden más con las tareas de los niños. Algunos, sanitarios, haciendo turnos dobles ante el aumento de bajas de compañeros y que, cuando llegan a casa, en lugar de pasar un rato en familia, tienen que hacer de profesor para evitar el pánico de sus hijos ante la amenaza de sus profes.

SEÑORES PROFESORES: ya sabemos que estáis trabajando, ha quedado muy claro. Ahora cambiar el ritmo y modificar intenciones. La programación (absurda ya de por sí) no tiene validez en este contexto, los contenidos innumerables, en tiempos del coronavirus, no son necesarios todos. Vamos a priorizar.

SEÑORAS FAMILIAS: Dejad ver esto a los profes, con educación, con más o menos cariño (también ellos están en medio de un fuego cruzado), pero hacedlo ver.

He mandado tarea a mis alumnos, claro, estoy obligado.

La primera ha sido que no salgan. Y hablar de la palabra confinamiento. Significado, situaciones,…

Les he mandado poca cantidad y para una o dos semanas, para que organicen a su ritmo y como mejor les venga en gana. Me da igual si madrugan como si no.

Una alumna me ha escrito hoy muy agobiada que estaba al borde de un ataque de ansiedad con todas las tareas que tenía que hacer, que las estaba haciendo regular porque no le daba tiempo…Le he dicho que lo primero es ella. Y que mis tareas, que no era mucho, podía hacerlas hasta la semana que viene.

Y sí, estoy en contacto con ellos por correo o alguna plataforma, para resolverles dudas, atenderles… pero, lo primero, para relajarles y decirles que ellos son lo primero en este nuevo marco.

Por otra parte, oigo a profesores quejándose de que están trabajando mucho más ahora que antes, queno se cumplen horarios, que las directivas les exigen una barbaridad y a un ritmo bochornoso… e igualmente al borde la ansiedad.

Insisto, NO ESTAMOS APRENDIENDO NADA DE TODO ESTO. Queremos que todo sea igual y no lo es. Y no lo va a ser, en el mejor de los casos, en un tiempo.

El aprendizaje va a estar en otros aspectos, no en hacer un sinfín de tareas y estresar al personal en casa. No, los niños no se van a aburrir ni van a perder el ritmo, al contrario, van a ganar confianza, relajación, tranquilidad, tiempo de familia, mejor humor, menos estrés, menos enfados y discusiones en casa…

#YoMeQuedoEnCasaSinEstrésPorTareasEscolares

 

71 Comentarios

                • Pingback: La sabiduría y perder el tiempo en tiempos del coronavirus - Álvaro L. A.

                                                                Deja una respuesta

                                                                Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *