Por qué hice el curso de la Pedagogía Blanca.

Por qué hice el curso de la Pedagogía Blanca.

Hace dos años, tras mantener diversas conversaciones con mi hermana Carolina sobre lo inútil del sistema educativo y un curso al que me había apuntado, ella, tras mucho buscar, se topó por internet (que, estando de baja maternal, aprendió a usar con destreza el ordenador con una sóla mano mientras sujetaba a su hija)  con la Pedagogía Blanca.

Para poder acceder a la 3ª promoción (como en otras) había que mandar un correo a unas tales Azucena Caballero y Mireia Long en el que explicar por qué uno quería hacer esa formación.

El otro día escribí en mi muro lo que sucedió al día siguiente de enviar mi correo solicitando una plaza y os dije que estaba relacionado con mi siguiente post.

Hoy os dejo aquí aquel correo que, en cierto modo, llamó la atención de Mireia Long. Lo he tuneado un poco, había cosas, quizás, demasiado personales que no quiero tampoco hacer públicas de forma gratuita.

Así conseguí entrar en la Pedagogía Blanca.

Muy buenas tardes:

aunque tengo que terminar de hacer muchos cálculos… me gustaría reservaros una plaza para vuestro curso de coaching educativo.

Me llamo Álvaro y soy profesor de Lengua Castellana en un IES público de Málaga capital, aunque hace tiempo que dejé de ser profesor de lengua en cierto modo…

En el ámbito laboral, he estado ocho años en un centro de compensatoria, con alumnado gitano (entre otros) de un barrio marginal. Ahora entenderéis por qué no he sido un profesor tradicional (gracias a Dios). Eso me ha hecho aprender mucho y, sobre todo, me ha dado cierta cobertura para hacer “lo

que quería”, con responsabilidad. Eran niños sin estabilidad emocional alguna, con familias más que desfragmentadas, que vivían en una zona de redadas policiales cada mes, donde el narcotráfico, el oro, las armas están rondando por doquier… Me he dedicado a dar clases en el patio, a dar paseos, a sacar a los niños del centro, llevarlos a un parque, a realizar acciones solidarias, teatro, hasta he ido a sus casas y los he intentado convencer de que vengan al centro!!!… y de vez en cuando me justificaba con alguna clase “normal”… pensando que tenía que justificarme, por si la inspección decía algo (aunque siempre estaban apoyando, al verdad).

En ese contexto… descubrí hace unos 7 años a sir Ken Robinson y su Changing paradigms y me cambió la visión de muchas cosas, sobre todo, en lo laboral. Cierto es que tenemos una educación decimonónica obsoleta que solo busca la productividad que en aquellos años era tan necesaria. El problema es que, desde entonces, solo repetimos esquemas una y otra vez y, con ello, hemos conseguido crear un “estado del bienestar” (del que personalmente discrepo) donde lo fundamental es estar ocupados y tener muchas cosas y ser un gran futbolista… No hay cabida para las emociones, eso, como dicen algunos alumnos míos, es de mujeres y nenazas… (otra cosa más que educar por la que trabajo).

De pronto llegaron mis hijas, dos mellizas qu

e ya tienen seis años y el mundo se paró. […] ese parón me ha tenido como en “stand by” a nivel formativo. Me pasé tiempo buscando información de centros escolares cerca de casa para las niñas… […] Me leí el proyecto Aulas felices (de descarga gratuita en internet), empecé a “goler” como dicen algunos de mis niños del insti…

Pensando en mis niñas, leí libros […] en los que descubrí el maravilloso mundo de construir sin castigar…Pedagogía Blanca_Azucena

Y por fin se me abría un camino nuevo

que estaba deseando encontrar en mi letargo laboral.

Y este año me lancé… descubrí a través de mi inspector de educación (con una mente bastante abierta e inusual [y a día de hoy, 5/04/2016, ya fallecido]) un curso que estoy realizando de formación holística, que incide en la educación emocional, ecológica, espiritual, herramientas biointeligentes,… Mi centro de ahora ya no es tan “exquisito” como el anterior, es un poco mejor, pero no mucho, es un barrio poco académico, algunos niños no saben de nada y les interesa menos, muchas familias se han preocupado y se preocupan de ellos bastante poco…incluso de su educación. Ahora también me lanzo a hacer relajaciones con los chavales, leemos lecturas con valores emocionales (nunca en mi vida he puesto lecturas obligatorias…salvo cuando me han obligado desde el centro), no hago exámenes, apenas mando tareas para casa, trabajo en grupo y entre ellos se ayudan (cuando funciona, ya explicaré luego por qué), ¡permito que se levanten y que no estén en silencio absoluto! (tampoco lo iba a conseguir de todas formas…), pero todo esto es un poco intuitivo aún y partiendo de la formación holística que estoy recibiendo. Necesito formarme. He buscado formación Montessori, quizás hagan algo en Málaga dentro de poco. He visto el máster de la universidad de Vic. También he visto sus 8800 euros… que no tengo.

Creo firmemente que los niños y niñas necesitan otro tipo de educación, que matamos su creatividad, como dice Ken Robinson, que los tenemos castrados… Que a niveles políticos, cuánto más tontos seamos, mejor (por muchos contenidos que sepamos), somos más fáciles de controlar… y que cuanto más entretenidos estemos con el fútbol, con los móviles, con las redes sociales (en un sentido peyorativo y despectivo, evidentemente, tienen sus cosas buenas) pues menos tiempo hay para ser realmente felices… No hay tiempo para estar con nosotros mismos y cultivar el placer y los beneficios de esa soledad (elegida en momentos concretos) para poner orden, conectar con nosotros y, de alguna forma, con los

demás.

Necesitamos cambiar las estructuras y no podemos esperar a que lo haga el sr. Wert o al que le toque. Tenemos que cambiarlas desde nuestras clases, tenemos que aunar las cosas buenas de diversos sistemas, fomentar la curiosidad, la creatividad, las ganas de emprender (en sentido amplio, no solo emprenden los que montan un negocio), cultivar abrazos, respeto (bien diferenciado del temor “mordoriano” que inculcan algunos profesores)…

Dos pegas me veo: me falta formación, y solo hay una solución posible…, en ello estoy; y la otra, las familias, la sociedad, mis compañeros de instituto y, sobre todo, los alumnos, no están concienciados para estos cambios. Cuando antes decía de los trabajos en grupo que a veces no funcionaba y que explicaría luego, me refería a esto. Secundaria (supongo que como cualquier etapa con su propia idiosincrasia) es un mundo complejo en el que empezamos a preocuparnos de las medias, de las notas, de las… Los alumnos piensan a veces que, por ejemplo, no hacer exámenes es que el profe es muy bueno (o muy vago) y las clases van a ser horas libres…Y esa lucha requiere como solución tiempo. Mucho tiempo. A pesar de todo, mis alumnos, a estas alturas de curso, febrero, están empezando a comprender que el hecho de no hacer exámenes no es sinónimo de perder las clases y hacer lo que nos dé la gana, ni de que el profe es muy bueno y luego nos aprueba. Los niños y niñas necesitan tanto de límites, firmeza y normas como de cariño, cercanía, afectividad, armonía, emocionalidad y entusiasmo. Están descubriendo que se puede hacer mucho y se puede aprender de otra forma. 

Y creo que vuestra formación puede serme muy útil y aportarme muchas herramientas nuevas.

Soy Formador de la Pedagogía Blanca

En fin, espero, con esto, haber respondido a vuestras dos cuestiones.

Aún me quedan, al menos, unos 25 -30 años para jubilarme. No quiero cambiar de trabajo, pero también sé que no quiero hacer lo mismo que se lleva haciendo más de cien años, no porque sea viejo, sino porque es una batalla perdida. Más que perdida, inútil.

Un abrazo,

Álvaro

 

 

 

 

 

5 Comentarios

  1. Hola amigo! por casualidad o sin ella, me encontré con este blog. Actualmente estoy realizando el curso de PB, y justo mañana si todo va bien, empezaré en un cole, en compensatoria. Solo quería decirte que aunque estemos repartidos, no estamos solos, me he sentido muy identificado en muchos puntos diferentes en ese texto de ahí arriba amigo. Quizás sea que cuando despierta en uno una curiosidad sana y poco prejuiciosa de lo que puede ser el ser humano, sin buscar esa respuesta en lo que ya está establecido por la invención de otros, es cuando se aprende a separar la paja del grano, y tanto la busqueda como la respuesta se vuelve personal e intransferible. Cuando se está aprendiendo little by little, a ser consciente de aquello que nos condiciona (para mal y para bien) y además resulta que eres maestro! pues te ves en una tesitura curiosa, en la que estás tu, en la que me encuentro yo, y muchos maestros aunque no la mayoría. Desde valladolid mi apoyo y mi energía positiva.

    • Álvaro Ledesma Alba says:

      Jonatan, muchísimas gracias por tus palabras, por tu apoyo y por el camino en el que te estás adentrando. Sí que somos muchos, repartidos por los centros a lo largo y ancho. Y aunque seamos comparativamente menos, creo que vamos avanzando, que empieza a percibirse con más claridad el inicio de los cambios que necesitamos.
      Disfruta del curso de la PB, Mireia, Azucena y Sorina son la pera. Además del resto de vídeos y materiales. A mí me ayudó mucho, francamente, a poner nombres, a empezar con energía, a reconocer y afrontar…
      Un fuerte abrazo.
      Para lo que necesites (y yo pueda), por aquí ando.

  2. Pingback: Los proyectos de Álvaro Ledesma, profesor de Secundaria y formador PB | Pedagogía Blanca

  3. Juan Jose Monterrosa says:

    Interesante motivo de estudio de La Pedagogia Blanca Alvaro Ledesma sigo el grupo de la Pedagogia Blanca lo tengo pensado como una prioridad a futuro Mireia Long y Azucena Caballero son científicas para mi, he leido mucho de la pedagogia blanca y me es interesante; apenas estoy egresando de la licenciatura en Intervencion Educativa donde me permiten realizar adecuaciones curriculares, es interesante lo que ha realizado en los sectores que no son empoderados en la “educación” esos rincones que no se toman en cuenta, en conclusion yo aun no me he inscrito a La Pedagogia Blanca porque soy de Mexico y no me alcanza la equivalencia monetaria.

    Me encanta tambien el area educativa y todo, busco ir al area de investigacion y esta dentro de mis prioridades La Pedagogia Blanca pero la difundo desde mi propio facebook para que llegue a mas personas y ojala hayan mas investigadores que lo tomen y pues me es gratificante trabajar con niños

    • Muchas gracias por tu comentario, Juan José.
      Espero que pronto puedas reunir lo necesario si quieres hacer el curso. Recuerda que, cuando lo ofertan, últimamente lo hacen con un 2×1, es decir, que con alguien más, te saldría por la mitad.
      Los niños, nuestro futuro, necesitan que hagamos cambios en todo lo relacionado con la educación (en la escuela y en casa).

Responder a Jonatan Machin Cancelar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *