De nuevo con la violencia de género

De nuevo con la violencia de género

Violencia de género (segunda parte)

Esta mañana he tenido el placer y la oportunidad de compartir un momento único en lo que llevamos de curso.
Debido a una baja repentina de un centro, ayer nos llamaron para asistir hoy a una representación teatral de Producciones Monas y ofertada por el Área de Cultura del Excmo. Ayto. de Málaga en la sala de La Cochera Cabaret.



La obra trata el tema de la violencia de género y, dado que hace un par de semanas Lorena y Adela nos dejaron boquiabiertos con su exposición, me pareció que esa llamada no era casualidad, que el universo nos ofrecía un momentazo y que no podíamos desperdiciar esa oportunidad.

La obra se llama Barrio Paraíso.

Barrio Paraíso es un lugar que te transporta a emociones indescriptibles en un mundo amoroso donde no todo acaba siendo como empezó.

Barrio Paraíso es un lujo que unos pocos hemos podido degustar ya en la quemazón de un viaje al infierno nunca deseado.

Barrio Paraíso es el brillante paseo por las nubes que desploman sin permiso todo el amor corrosivo de una relación tóxica.

Barrio Paraíso es un camino de sensaciones muy diversas que se te abren ante tus ojos, tus oídos, tu nariz y tu corazón.

Barrio Paraíso es una sencilla representación teatral donde la danza y la música son casi más protagonistas que los dos propios actores que interpretan a dos personajes más que verosímiles, desgraciadamente reales y magistralmente interpretados por Mara Guil y José Vera.

Barrio Paraíso es una obra de teatro que no te deja indiferente.

Barrio Paraíso es la historia de amor que te acaba haciendo llorar sin apenas darte cuenta.

Barrio Paraíso son textos originales y otros de autores como Bucay que se entremezclan con pasión y crudeza por el suelo de un escenario que se queda chico.

Si me tuviera que quedar con una frase, sería aquella en que, en un momento concreto en el que se nos hace ver que la vida no es una peli de Disney en la que aparece tu príncipe, ¡menos mal!, la protagonista nos dice una verdad de una verdad profunda: «Nadie me explicó que la única que me podía salvar era yo».

Además, no sólo hemos visto una obra de teatro genial, es que los actores han estado más de una hora realizando talleres con los chicos. Han trabajado a fondo el tema, han sacado lo mejor de ellos y han mantenido una muy buena relación participativa.

Han terminado, hemos más que agradecido a Mara, José y Ana María su trabajo, su esfuerzo, su dedicación y empeño, su pequeña gran y artística contribución a un mundo mejor, porque, al fin y al cabo, eso es lo que hacen. Y, al final, uno de los alumnos les ha dado su interpretación creativa de cómo ha visto y sentido él la obra.

Sin duda, si tenéis oportunidad, deberíais ver la obra.

Gracias a Promociones Monas y al Área de Cultura del Ayto. de Málaga.

 

El dibujo de la foto que os pongo de cabecera es de mi alumno Darío R.

Sitio original: sigue el camino del enlace…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *